Nos Trasladamos

Lunes 12 agosto 2013 Deja un comentario

Comunicado a nuestros lectores:

.

Queridos amigos, les comunicamos que estamos haciendo el cambio de servidor, por lo cual desde ahora estaremos en los siguientes direcciones:

traslado

 

 

http://hacerdiscipulos.com/

http://hacerdiscipulos.com/peritoarquitecto/

 

 

Muchas Gracias!!!

GF

 

 

Categorías:Discipulado

Efesios 4: La Estrategia

Martes 6 agosto 2013 Deja un comentario

100080r

.

Una vez, mas haciendo un repaso sobre el pasaje de Efesios 4.11-16, quedamos maravillados de cuánta riqueza tiene, cuánta gracia y cuánta sabiduría revelada hay aquí. Un pasaje que muchas veces pasamos de largo y tan pocas veces bien entendido, sin embargo contiene una clara revelación acerca de la estrategia establecida por Dios para el correcto desarrollo y cumplimiento de sus Propósitos.

.

Los versículos anteriores (del 1 al 10), en el comienzo del capítulo, se nos exhorta a la obediencia en cuanto a una actitud apropiada que debemos tener desde nuestro interior, somos exhortados a trabajar por la unidad y nos revela cuáles son los vínculos que nos unen. Luego nos habla de los dones que nos fueron dados, esa gracia especial y sobrenatural, que no es otra cosa que las herramientas necesarias para cumplir todo el propósito de Dios.

.

Inmediatamente y sin cambiar de tema entra en el pasaje que nos ocupa (11 al 16). Y a continuación, en los versículos siguientes (del 17 al 32), encontramos más exhortaciones y mandamientos para nuestra vida práctica y diaria. Que no andemos en vanidad ni en ignorancia, que no seamos duros de corazón ni insensibles. Y otra vez nos habla acerca de una actitud apropiada para una renovación de nuestro hombre interior y cuál debe ser nuestro comportamiento para la santidad. Este es el contexto del pasaje que nos ocupa.

.

Resumiendo

Dios constituye los ministerios, para que perfeccionen a los santos, para que estos hagan la obra del ministerio, que es la misión dada por Jesucristo a su iglesia: “hacer discípulos hasta lo último de la tierra”. Esta tarea deberá realizarse hasta que todos lleguemos a la unidad en calidad de vida.

.

En la próxima entrada desarrollaremos mas específicamente el pasaje de Efesios capítulo 4, versículos del 11 al 16.

.

firmne

.

El Evangelio que Predicamos

Lunes 15 julio 2013 Deja un comentario

A07 08.49.22r

El evangelio del reino de Dios

 

«Y será predicado este evangelio del reino» (Mt 24.14).

«La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado» (Lc 16.16).

 

En estos dos pasajes y en muchos otros más, la afirmación concreta es que debe ser predicado este evangelio del reino y no otro. Lo que significa que debemos prestar atención a no bajar los niveles a la hora de presentarlo. Hasta Juan el Bautista se predicaba la Ley y los Profetas, ahora se anuncia el reino de Dios. No se anuncia otra cosa. No se anuncia lo que sea agradable a los oídos de los hombres. No anunciamos lo que los hombres deseen escuchar; si hiciéramos esto seríamos falsos profetas. Somos mensajeros de Dios, Él es la máxima autoridad, quien pone las reglas. Nosotros somos apenas simples mensajeros, portadores del mensaje.

No debemos buscar la predicación bonita como para que nadie se ofenda. No somos bufones que entretienen a las personas, somos mensajeros del Altísimo. Es una gran responsabilidad, por lo tanto, no debemos ni podemos aguar el mensaje que se nos encomendó. No tenemos el derecho de diluir las demandas del reino de Dios, solo para atraer a más personas y que no se nos ofendan. Si así hiciéramos es porque no hemos entendido nada del reino de Dios. Ni hemos entendido nada acerca de la Gran Comisión. En la encomendación de Mateo 28.18-20, el Señor proclama:

«Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles a que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.»

 

 

Toda Potestad

Jesús está anunciando que Él asciende a los cielos, junto al Padre, y le ha sido dado todo poder. Él ahora es el supremo soberano. Es la máxima autoridad en los cielos y en la tierra. No hay otro sobre Él. Ordena y se ejecuta. Dice y se cumple. No hay quien se le oponga. Jesús ha recibido toda autoridad, todo señorío, todo dominio. Y nos dice: «por tanto», lo que significa que vamos encomendados por su autoridad y poder. Es decir, «por esta razón, vayan, los estoy enviando por esta causa». Porque me ha sido dada toda potestad.

Entonces, ¿quiénes somos nosotros para disminuir el mensaje que nos fue encomendado? Ningún ángel del cielo osaría jamás cambiar en lo más mínimo el mensaje que le fue entregado. Responsablemente lo llevaría tal cual le fue entregado y haría que llegue a su destino para que cumpla su objetivo. Debemos prestar mucha atención a lo que estamos predicando, pensando que es el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Con humildad y sinceridad deberíamos revisar minuciosamente la forma que Jesús, y luego los apóstoles predicaban. En oración y una actitud apropiada. Cuál era el verdadero mensaje que llevaban y cómo era presentado. Y de esta manera adoptemos el verdadero mensaje en su total pureza, sin descafeinarlo.

Para llevarlo «a todas las naciones». Sabiendo que de esta manera Jesús cumple su promesa y está con nosotros  «todos los días, hasta el fin del mundo».

No predicamos una ideología política ni social ni un cambio de religión. «No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor» (2 Co 4.5).

 

¡Predicamos a Jesucristo como Señor!

 

firmvi

 

 

Enseñanza en el Discipulado

Viernes 21 junio 2013 Deja un comentario

100076r

La vida nueva en el reino de Dios no tiene nada que ver con rituales y tradiciones religiosas. Recordemos que la iglesia primitiva no tenía Biblia, ni seminarios teológicos. Muchos de los hermanos no tenían, ninguna o poca, educación académica. La enseñanza siempre debe ser sencilla, como para niños, que todos puedan entenderla y ponerla por obra. Tampoco debe ser algo confuso y vago. La didaké en el discipulado es concreta, es un paquete determinado de enseñanzas, que se puede volver a repetir, fácil de aprender y de transmitir a otros. Enseñanzas concretas a la hora de Hacer Discípulos. Todo el consejo de Dios, que mencionó Pablo y todas las cosas que Jesús ha  mandado.

  • Hch 20:27

«…porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.»

 

  •  Mt 28:20

«…enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;»

 

Todo el Consejo de Dios

Contiene el fundamento de nuestra fe. Quién es Jesucristo, su obra en la cruz y su exaltación, su señorío. Su regreso. De igual manera contiene las enseñanzas básicas  de Jesucristo, acerca de cómo debe ser nuestra nueva vida en el Reino de Dios. Gran parte de esta enseñanza la encontramos en el sermón del monte, Mateo capítulos 5, 6 y 7.  Es poner en práctica sus mandamientos, entre ellos también cumplir con la misión que Él nos entregó.

Nunca estas enseñanzas tienen un marco académico, ni requieren un alto grado de comprensión o inteligencia. No es para los que pretenden ser sabios y entendidos, sino para personas sencillas, que son como niños en cuanto a fe y obediencia.

 

  • Mt 11.25-26

«En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.»

 

La Sencillez del Evangelio

 

El Evangelio y toda su enseñanza es y debe permanecer en su sencillez. No es con sabiduría humana, sino con la gracia, con el poder y la sabiduría de Dios. En mucha sencillez.

 

  • 2 Co 1.12

«Porque nuestra gloria es ésta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros.»

 

  • 1 Co 2.1-5

«Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.»

 

Los que no se mantienen en la sencillez del Evangelio, constantemente están murmurando y cuestionando, en desacuerdo con todo o pretendiendo saberlo casi todo. Fácilmente critican con apariencia de piedad y espiritualidad. Los discípulos que son sencillos se destacan por su fe y su obediencia.

 

  • Fil 2:14-15

«Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo…»

 

firmne

 

 

 

 

El Testimonio de Dios

Miércoles 12 junio 2013 Deja un comentario

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • 1 Co 2.1-5
«Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.»
.
  • 1 Jn 5.6
«Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad.»
.
  • 1 Jn 5.9
«Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios; porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo. »
.
Anunciamos el testimonio de Dios. Es el testimonio acerca de los hechos de Cristo en los ámbitos espirituales, en su muerte, resurrección y asunción.
.
Hay un testimonio de los hombres y un testimonio de Dios
.
En la crucifixión de Cristo, muchos vieron lo que sucedió en el plano visible, pero no entendieron lo que en verdad estaba ocurriendo. Lo importante es lo que pasó en el plano espiritual.
.
Muchas personas estuvieron presentes en la crucifixión. Los hechos físicos fueron vistos y relatados por los que estuvieron presentes, y registrados mayormente en los Evangelios. En el plano físico vieron la cruz, la corona de espinas, los clavos, vieron como llevaron a Jesús hasta allí, como lo acostaron en la cruz, como le clavaron los clavos, como lo levantaron en la cruz. Escucharon los gritos de la gente. Vieron la sangre que corrían de sus manos, de sus pies. Vieron la agonía. Escucharon que Jesús dijo: «Padre perdónalos porque no saben lo que hacen». A las 12 del mediodía de repente el sol se oscureció, durante 3 horas reinó la oscuridad, hubo temblores en la tierra, las rocas se partieron. Y a las 3 de la tarde se escucho un grito desgarrador: «Dios mio, Dios mio porque me has desamparado». Al poco rato escucharon el ultimo grito: «Consumado es». Y murió. Cuando murió hubo otro temblor. Todos se estremecieron. El centurión romano dijo: «verdaderamente este era el hijo de Dios». Y la gente comenzó a irse. Cualquiera que estaba allí podía ver y oír todo esto en el plano físico.
.
La pregunta es: ¿qué pasó en el plano espiritual cuando Jesús murió en la cruz? ¿Quién lo vio? Nadie. Son «cosas que ojo no vio ni oído oyó». Hubo un solo testigo: Dios. El Padre fue el único que vio lo que ocurrió en el plano invisible que los ojos físicos no pudieron ver. El único testigo que contempló ambas dimensiones nos dio testimonio acerca de las cosas que percibió.
.
El Padre reveló a sus apóstoles por medio del Espíritu Santo, este testimonio de lo ocurrido con y a través de Jesucristo en el plano espiritual, en su muerte, resurrección y asunción.
.
¿Qué ocurrió en la cruz en la dimensión espiritual, según la revelación que Dios dio a los apóstoles y profetas?
.
  • El Hijo de Dios llevó todos nuestros pecados en su cuerpo (Isa 53)
  • Llevó nuestra maldición (Gál 3.13)
  • Acabó con el pecado (Heb 9.26)
  • Se ofreció como sacrificio por el perdón de nuestros pecados (1 Jn 4.10)
  • Nos reconcilió con Dios (2 Cor 5.19)
  • Rompió el velo que nos separaba de Dios y nos dio entrada al Lugar Santísimo (Heb 10.19-22)
  • Crucificó nuestro viejo hombre (nuestra naturaleza pecaminosa) (Ro 6.6).
  • Nos santificó (Heb 10.9–10, 14)
  • Rompió la pared de separación y nos hizo un solo pueblo para Dios (Ef 2.14)
  • Venció a los principados y potestades (Col 2.14–15; Heb 2.14–15)
.
El profeta Isaías recibió revelación de estas cosas 700 años antes (Is 53.3-12). De la misma manera que luego Dios se lo revela a los apóstoles y profetas.
.
¿Qué pasó en la resurrección y exaltación de Jesús en la dimensión espiritual, según la revelación que Dios dio a los apóstoles y profetas?
.
  • Jesús recibió todo poder en el cielo y en la tierra (Mat 28.18)
  • Fue exaltado, por encima de todo poder y autoridad (Ef 2.19–22)
  • Recibió un nombre sobre todo nombre. Fue proclamado kyrios, Rey de reyes y Señor de señores (Fil 2.11; Ap 19.16)
  • Se sentó a la diestra del Padre en majestad en el cielo (Heb 1.3–4)
  • Fue hecho cabeza de la iglesia (Ef 2.22–23)
  • Nos levantó junto a él y nos hizo sentar con él en lugares celestiales (Ef 2.4–6)
  • Nos hizo reyes y sacerdotes (Ap 1.5–6)
.
Este es el “testimonio de Dios” al cual Pablo se refiere en 1Cor 2.1, y es el contenido básico del kerigma. Kerigma es la proclama ungida con autoridad del testimonio de Dios que fue revelado a los apóstoles y profetas por el Espíritu Santo.
.
firmne

Encuentros con el Señorío

Domingo 19 mayo 2013 Deja un comentario

100_00987r

 ¡Jesucristo es el Señor!

Es el Señor del universo, de toda la creación y de las naciones. Es el Señor en los cielos y en la tierra! El posee toda autoridad, toda potestad, todo señorío tanto en los cielos como en la tierra (Mt 28.18). Dios el Padre le exaltó hasta lo sumo y le dio un Nombre que es sobre todo nombre: Kyrios! Ante El se doblará toda rodilla y toda lengua confesará su Señorío! (Fil 2.10-11). Esta es la absoluta, inmutable e inmarcesible verdad. Desde la eternidad y hasta la eternidad.

«Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.» (Ro11.36)

Si bien en su actitud práctica Jesús  el Hijo del hombre, vino como siervo sumiso, en el ámbito espiritual, Jesús el Hijo de Dios, vino a establecer su reino, manifestando su autoridad y señorío. Veamos algunos ejemplos de personas que tuvieron un encuentro con el Señor.

 

Saulo

• Hch 9.3-6 «Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.»

 

• Hch 22.10

«…¿Qué haré, Señor?…»

 

En la antigüedad, llamar señor a una persona no era simplemente una expresión de respeto, era un acto de sumisión a ella. Era como decir: “tu eres mi amo, soy tu esclavo, solo ordéname tus deseos que los haré“. Esto es lo que hace Saulo ante este encuentro personal con Jesucristo. Le está diciendo: “no se quién eres, pero me someto a ti mi Kyrios, ¿qué quieres que yo haga? Solo dímelo y lo haré”.

 

Simón y Andrés

• Mt 4.18-20 «Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron

 

Ante el solo encuentro con la autoridad espiritual que poseía Jesucristo, la persona debía tomar una decisión, obedecer o no obedecer. Este fue el caso de  Simón y Andrés, que aun sin entender qué significaba el ser pescadores de hombres, pero ante la orden: “Venid“, debían responder y al instante le siguieron.

 

Mateo

• Lc 5.27-28

«Después de estas cosas salió, y vio a un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y dejándolo todo, se levantó y le siguió. »

 

También en el caso de Mateo, se enfrenta ante la autoridad, el señorío y tiene que responder. Y este “dejándolo todo, se levantó y le siguió“.

 

Otros Discípulos

• Lc 9.57-62

«Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú vé, y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.»

 

En estos ejemplos, nos deja claro que seguirlo tiene un precio. Y que no podemos poner ninguna cosa ni ninguna persona antes que a Él. Cualquier cosa por mas humanamente aceptable y honrosa que sea, si pone a Jesucristo en segundo lugar, no nos hace aptos para el reino de Dios.

 

El Joven Rico

• Mr 10.17-22

«Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios. Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre. El entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud. Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.»

 

Se ve que esta persona era muy piadosa, de buen testimonio y se interesaba por conocer las cosas espirituales. Pero su corazón no estaba totalmente rendida al Señorío de Jesucristo. Tan solo una cosa le faltaba hacer… y esa no la hizo… no se sujetó al gobierno y la autoridad del Señor. Finalmente quedó “afligido por esta palabra”, pues no estaba dispuesto a obedecer en todas las cosas.

 

Cuán Difícil es Entrar al Reino

• Mr 10.23-27

«Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Ellos se asombraban aun más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.»

 

«¿Quién, pues, podrá ser salvo?»  Las exigencias del reino de Dios no son pocas, ni fáciles. Ser parte del Reino de Dios, estar bajo su señorío requiere un precio muy alto que pagar, si bien Jesús lo pagó en la cruz con su propia vida y su sangre, también requiere nuestra muerte. Muerte al yo, a vivir independiente de Dios. Y no se puede vivir a medias, es todo o nada. Como el joven rico, no alcanza con casi todo lo he hecho desde mi juventud, es necesario entregarlo “todo” bajo el gobierno de Dios.

Entonces, «¿Quién, pues, podrá ser salvo?»  “Son muchos los llamados y pocos los escogidos”. Únicamente aquellos que lo entregan todo, aun sin entenderlo, pero que no cuestionan la autoridad, sencillamente obedecen. “No todo el que me diga Señor, Señor entrará al Reino de los Cielos…”

 

firmne

 

 

 

 

Jesucristo es el Señor

Viernes 10 mayo 2013 Deja un comentario

2013-04-10 12.50.11r

 

  • Fl 2.5-11

«Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.»

 

Kyrios

 

La palabra Señor se traduce de su original en griego Kyrios. Esta aparece en el nuevo Testamento 600 veces en contraste con la palabra griega Soter que significa Salvador y aparece solamente 16 veces.

Definición:

Señor, Dueño, Amo, Soberano. Máxima autoridad. Jefe supremo. El que gobierna. Alguien que tiene y controla tierras y propiedades, como así también esclavos. Alguien que ejerce autoridad sobre.

 

  • Lc 2.11

«…que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.»

 

Condición para ser Salvos

 

Hay un beneficio y una condición. El beneficio es la salvación. La condición es reconocer a Jesucristo como el Señor, la máxima autoridad, el que gobierna totalmente y decide sobre mi vida.

  • Ro 10.8-9

«Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.»

  • Lc 6.46

«¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?»

 

No el que me dice Señor, sino el que vive bajo mi señorío

  • Mt 7.21-23

«No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.»

 

Los que son como niños

  • Mt 18.1-3

«En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos? Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.»

El ser como niños en cuanto a su fe, confianza y seguridad. Sujetándose por completo bajo la autoridad de Jesucristo. En cuanto a la humildad, la  sencillez y la obediencia. No sabios y entendidos que todo lo controlan y todo lo cuestionan.

 

Frutos del reino

  • Mt 21.43

«Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.»

Si verdaderamente vives bajo el reino, si Jesucristo es el Señor de tu vida, se verán los frutos del gobierno de Dios en tu vida.

Predicando el Señorío

  • 2Co 4:5

«Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.»

  • Hch 2:36

«Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.»

  • Hch 28:30-31

«Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.»

 

firmne

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: